hantavirus

Hantavirus

El hantavirus (HV) es una enfermedad zoonótica transmitida por roedores como ratones y ratas. Los HV son Bunyavirus con tres segmentos de ARN, se caracterizan por causar síntomas de fiebre, mialgia y afecciones gastrointestinales, seguidas de un inicio repentino de dificultad respiratoria e hipotensión.

Puede causar dos síndromes clínicos severos: fiebre hemorrágica con síndrome renal y el síndrome pulmonar por hantavirus; este último es el que se presenta en el continente americano.

Foto microscópica del Hantavirus. Fuente: Wikipedia commons
Ilustración Hantavirus. Fuente: BBC – SHUTTERSTOCK

Su nombre proviene del río Hartan, en el sur de Corea, cerca del cual se aisló originalmente en 1978. La forma clínica más común en la región es el síndrome cardiopulmonar por hantavirus (SCPH) que puede conducir a la muerte. Los síntomas pueden desarrollarse hasta 42 días después de la exposición o incluso hasta 56 días, lo que dificulta la identificación de la fuente exacta de la infección. En el continente americano cada año se reportan aproximadamente 300 casos. La tasa de mortalidad puede alcanzar hasta el 60%.

¿Cuáles son los síntomas?

El periodo de incubación varía de unos pocos días a seis semanas después de la exposición.

Las personas infectadas y que presentan el síndrome pulmonar por hantavirus pueden experimentar:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Mialgia

También pero menos común:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolores abdominales
  • Diarrea
  • Dificultad respiratoria
  • Hipotensión
Hantavirus, fuente: BBC

¿Cómo se contagia?

Los casos de infección por hantavirus generalmente ocurren en áreas rurales como bosques, campos y granjas, donde se pueden encontrar roedores que albergan el virus, pero también es posible la transmisión en áreas urbanas. Este virus se adquiere por inhalación de excremento y orina de roedores y su saliva.

No todos los tipos de ratones y ratas pueden dar a las personas hantavirus.

¿Cómo se previene?

La aparición de SCPH se puede prevenir reduciendo el contacto de las personas con roedores y excretas, en combinación con prácticas higiénicas que impidan que los roedores colonicen la vivienda, el trabajo y los lugares de recreo. Estas medidas pueden incluir sellar los orificios que existan en la vivienda y eliminar elementos que puedan atraer roedores.

No existe vacuna eficaz contra el hantavirus y un diagnóstico oportuno puede reducir la tasa de mortalidad a la mitad.

Los hantavirus se transmiten por roedores infectados con el virus. No todos los ratones y ratas transmiten hantavirus de importancia médica.

¿Cómo se trata?

La atención durante las etapas iniciales de la enfermedad debe incluir antipiréticos y analgésicos según sea necesario. Dada la rápida progresión de síndrome pulmonar por hantavirus, el tratamiento clínico debe centrarse en la monitorización de los síntomas y en la ventilación pulmonar. Los casos graves deben transferirse de inmediato a las unidades de cuidados intensivos. No hay un tratamiento disponible que cure el hantavirus, solamente se atienden los síntomas.

Las infecciones por hantavirus pueden parecerse a otras enfermedades como la leptospirosis, el dengue, el chikungunya e incluso la influenza en la etapa temprana. Incluir esta enfermedad en el diagnóstico diferencial con respecto a los síndromes febriles puede dar lugar a un reconocimiento más oportuno y a un mejor manejo de casos, así como a disminuir considerablemente la tasa de mortalidad.

Ciclo vital

La exposición al hantavirus es mayor cuando las personas trabajan, juegan o viven en espacios cerrados donde hay una infestación activa de roedores. La infección humana no parece estar limitada por edad, raza, grupo étnico o género en particular.

No se sabe si la transmisión directa puede ocurrir cuando las partículas más grandes entran en contacto con las membranas mucosas oculares, nasales u orofaríngeas. Sin embargo, las pequeñas roturas de la piel y las picaduras de roedores son probablemente efectivas, pero son rutas poco comunes de infección humana. Se sabe que las garrapatas, pulgas, mosquitos y otros artrópodos que pican tienen un papel en la transmisión de los hantavirus. Aunque no se sabe si los gatos y los perros sean un reservorio de hantavirus, estos animales domésticos pueden poner a los roedores infectados en contacto con los humanos.

Referencias

https://www3.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14911:hantavirus&Itemid=40721&lang=es

https://www.msdmanuals.com/es-mx/professional/enfermedades-infecciosas/arbovirus-arenavirus-y-filovirus/infección-por-hantavirus

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24750436/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33144850/

5/5 - (1 voto)

1 comentario en “Hantavirus”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.